NUESTRAS NOTICIAS

Noticias y Tendencias Inmobiliarias

Procedimiento a seguir para solicitar el alta de luz y gas tras comprar tu casa

Cuando los consumidores se enfrentan a la perspectiva de trasladarse a una nueva casa, suelen sentirse abrumados por la cantidad de gestiones que deben realizar antes de instalarse completamente y empezar a disfrutar de su nuevo hogar con total comodidad desde el principio.



Entre todas las tareas que deben llevar a cabo, hay una que a menudo se descuida, pero que es crucial: asegurarse de tener los servicios de electricidad y gas activados desde el primer día en la nueva residencia.

 Una gestión efectiva al solicitar la activación de los servicios permitirá a los usuarios identificar las empresas de energía más rentables para abastecer sus hogares, asegurándose así de obtener las tarifas más favorables de gas y electricidad que se adapten perfectamente al consumo energético de su residencia.

 Por este motivo, este artículo se centrará en explicar el proceso de activación de los suministros de luz y gas en una casa, resaltando los puntos clave que deben tenerse en cuenta, los documentos necesarios para llevar a cabo la solicitud y los pasos a seguir para completar este procedimiento con éxito.

Pasos para solicitar el alta de gas en un domicilio

Para iniciar el proceso de solicitar el suministro de gas, el primer paso es confirmar que la propiedad dispone de las conexiones adecuadas a la red de distribución de gas, ya que la existencia de estas conexiones es esencial para garantizar el suministro de gas natural en el hogar.

 Es frecuente que la mayoría de las viviendas estén conectadas a esta red, puesto que la infraestructura de canalización de gas tiene una amplia cobertura en España.

 Una vez que se ha confirmado la disponibilidad de estas conexiones, se aconseja investigar las diferentes alternativas ofrecidas en el mercado energético de gas, con el fin de elegir la compañía de gas más barata y seleccionar aquellas condiciones que mejor se adapten a las futuras necesidades de consumo de gas en el domicilio.

 Después de verificar la disponibilidad de gas en la propiedad y seleccionar la compañía más adecuada para contratar el servicio, el siguiente paso en el procedimiento implica recopilar y proporcionar a la empresa escogida una serie de documentos. Estos documentos necesarios incluyen:

 

-  Se debe indicar y aportar la dirección donde se encuentra la residencia en la que se desea activar el suministro de gas.

-    Se aportará una copia de la documentación personal de la persona que solicita el servicio, además de un medio de contacto para las situaciones que requieran algún tipo de comunicación por parte de la compañía.

-   Es necesario entregar el número del código CUPS de la instalación, que se trata de un código numérico propio de dicha instalación.

-   Se aportará, por último, un número de cuenta bancaria vinculado al titular que solicita el suministro, con la finalidad de que la compañía pueda cobrar los cargos correspondientes por el servicio.

 

Una vez entregada la documentación necesaria a la empresa elegida para el servicio, esta transferirá los datos a la compañía distribuidora de gas que opera en la zona donde se encuentra la propiedad, con el propósito de que se verifique la precisión de la información proporcionada.

Asimismo, la compañía distribuidora será responsable de asignar la tarifa de acceso al gas apropiada para el hogar en cuestión, utilizando proyecciones del consumo futuro como base para esta decisión.

 Pudiendo arrojar alguna de las siguientes tarifas de acceso:

 

-     Para estimaciones inferiores a los 5000 kWh de consumo anual, se aplicará la tarifa más reducida, la RL1.

-     Para estimaciones de consumo superiores a 5000 kWh y que no alcancen los 15000 kWh anuales se aplicará la tarifa RL2.

-     Para estimaciones superiores a los 15000 kWh anuales se aplicará la tarifa RL3.

 

Una vez que la solicitud de alta de gas sea aprobada y se haya determinado la tarifa correspondiente, será necesario esperar la activación del suministro, ya que este procedimiento no es instantáneo y puede demorar entre cinco y siete días hábiles.

 El coste asociado a la activación del servicio varía entre 72 euros en los casos más económicos y 235 euros en los más costosos. Esta fluctuación en el precio se debe a factores como la tarifa establecida por la distribuidora (en función del consumo esperado) o la ubicación geográfica donde se efectúa la activación del suministro, pues cada Comunidad Autónoma presenta sus propios precios.

Pasos para solicitar el alta de luz en un domicilio

En cuanto al suministro eléctrico, es aconsejable revisar nuevamente el mercado energético en busca de posibles oportunidades antes de comenzar el proceso, ya que los precios de la electricidad varían considerablemente según la compañía. Por lo que será realmente importante descubrir cuál es la compañía de luz más barata para el suministro en cada caso. Una vez elegida la empresa eléctrica adecuada para el suministro basándose en las demandas de energía, se deben reunir los siguientes documentos para su presentación:

 

-     Se debe indicar y aportar la dirección donde se encuentra la residencia en la que se desea activar el suministro de luz.

-     Se aportará una copia de la documentación personal de la persona que solicita el servicio, además de un medio de contacto para las situaciones que requieran algún tipo de comunicación por parte de la compañía.

-     Es necesario entregar el número del código CUPS de la instalación, que se trata de un código numérico propio de dicha instalación, en este caso de la instalación eléctrica.

-     Se aportará, un número de cuenta bancaria vinculado al titular que solicita el suministro, con la finalidad de que la compañía pueda cobrar los cargos correspondientes por el servicio de luz.

-     Cuando se solicita el alta de la electricidad se debe especificar, además, la potencia eléctrica deseada para el contrato. Se recomienda que se realice un análisis previo de las necesidades con la finalidad de contratar aquella potencia que más se ajuste a las demandas reales de consumo de electricidad. La instalación eléctrica debe ser capaz de soportar la potencia, esta información se encuentra descrita en el boletín eléctrico.

 

De manera análoga a lo que sucede al solicitar el alta de gas, esta información debe ser verificada por la distribuidora, y una vez confirmada, se procederá a activar el suministro, con un plazo que igualmente variará entre cinco y siete días hábiles desde el momento de la aprobación.

 Los costes a los que deben hacer frente los usuarios para solicitar el alta son los siguientes:

 

-     Se abonarán 17,37 euros más IVA por cada kilovatio de potencia que se contrate en concepto de derecho de extensión.

-     Se abonarán 19,70 euros más IVA por cada kilovatio de potencia que se contrate en concepto de derecho de acceso.

-     Se abonarán 9,04 euros en concepto de derecho de enganche a la red.