NUESTRAS NOTICIAS

Noticias y Tendencias Inmobiliarias

¿Qué alternativas encontramos para sustituir al gas natural en las viviendas?

Lo más común en las viviendas de nuestro país, es encontrar sistemas de calefacción abastecidos a base de gas natural, esto se debe a que el gas natural, como combustible, goza de una gran popularidad entre los usuarios gracias a distintos aspectos.



Entre los aspectos que se debe destacar, en primer lugar, destaca  su gran capacidad calorífica, sumada a un buen precio en el mercado energético y una gran variedad de usos dentro de las viviendas, pues el gas natural es útil tanto como combustible para calefacción, como para alimentar las calderas y abastecer de agua caliente a las viviendas así como en algunos casos se utiliza para cocinar.

 A estas capacidades del propio gas, se le debe sumar que en España existe una gran red de canalización de gas natural que permite llegar a una amplia mayoría de viviendas, no obstante, aún podemos encontrar localizaciones más remotas donde la red no consigue acceder.

 En los casos donde la red no consigue llegar, hay usuarios que, aunque lo pretendan, no podrán ser suministrados de gas natural, debido a esto, para suplir los efectos de este elemento, se puede acudir a otras alternativas, en esta entrada, hablaremos de las distintas alternativas y sus características principales.

¿Cómo sustituir los efectos del gas natural en una vivienda?

Para sustituir el trabajo del gas natural, podemos encontrar diversas alternativas, no obstante, debido al peso que tienen, comentaremos dos de las principales, comentando sus características, modo de suministro y precios.

Suministro de propano como alternativa al gas natural

El gas propano es una de las alternativas más eficientes y usadas para sustituir los efectos del gas natural, puesto que cuenta con una eficiencia energética muy elevada y un precio de mercado reducido en comparación con otras alternativas y combustibles.

 El propano es apto para abastecer las calderas de condensación, que a día de hoy son las mejores calderas de gas, pudiendo emplearse además para el resto de usos, como el agua caliente sanitaria y la cocina por este elemento.

 El formato de suministro de propano es variado, pues no existe una única modalidad para su obtención y almacenaje, pudiendo elegir el modelo que mejor se adapte a las necesidades, siendo las opciones:

 

-     Obtención de propano a granel

 Para contar con este modo de distribución en una vivienda es necesaria la instalación previa de un depósito de gran volumen cerca del domicilio en cuestión.

La idea es que este tipo de suministro alimente a instalaciones con un gran consumo de gas regularmente. El precio al que se adquiere el propano en esta modalidad de suministro es variable, oscilando entre los 1500 y los 2500 euros, dependiendo del distribuidor, así como de la capacidad de negociación que se tenga.

 

-     Obtención de propano en bombonas

 El suministro de propano mediante esta manera se basa en la compra de bombonas de propano que pueden presentar volúmenes variados, siendo los volúmenes estándares los de 11 y 35 kg.

 En función del tamaño que tenga la bombona, el precio variará, sin embargo, el precio de la bombona de propano es estandarizado en ciertos volúmenes (volúmenes entre 8 y 20 kg) fijado por el gobierno, el resto de tamaños de bombona presentan precios fijados por las compañías libremente.

 

-     Obtención de propano mediante una canalización

 Los modelos de este tipo están pensados para grandes comunidades de viviendas situadas en localizaciones remotas donde la red de distribución de gas natural no presenta acceso.

 En estos casos, se instala un gran depósito comunal para abastecer a todas las viviendas, del que salen ramificaciones a todas y cada una de estas.

 En estos casos, al tratarse de un gran consumo y de una gran dependencia por parte de grandes colectivos, el precio también está estipulado por el gobierno.


Instalación de equipos de aerotermia


Los equipos de aerotermia representan una de las alternativas más futuristas y ecológicas en la actualidad, puesto que mediante su trabajo, consiguen sustituir tanto a los sistemas de calefacción clásicos como a los de climatización, pudiendo obtener además, gracias a su trabajo, agua caliente sanitaria.

 Esta maquinaria funciona empleando una bomba de calor, por donde fluye un fluido refrigerante, pasando por el evaporador, el compresor y el condensador, finalizando su trayecto en la válvula de expansión, permitiendo que el aire ambiental aumente la temperatura del fluido, elevando su calor para traspasarlo al agua utilizada para las distintas finalidades.

 Esta capacidad de trabajo hacia ambos lados es permitida gracias a que su trabajo está basado en intercambios de calor, para los que se usa el aire ambiental presente en el exterior de la vivienda.

 Estos sistemas son capaces de ahorrar en torno a un 75% de la energía empleada, tanto en los valores de gas como en los de luz, ya que solamente demanda energía para hacer funcionar el motor ubicado en el compresor, de manera que por cada kW que se consume para hacer trabajar ese motor, se obtienen 4 kW de energía en forma de calor.

 A día de hoy estos equipos se consideran como unos sistemas de energía limpia y renovable, con una capacidad energética asombrosa y cuyo único problema es el precio de compra que presentan, pues es muy elevado, lo que hace que su crecimiento sea aún lento y gradual.